,

CUIDADO CON LA RADIACIÓN ULTRAVIOLETA

El Ministerio de Sanidad insiste en que las radiaciones UV-C no se pueden aplicar en presencia de personas; recuerda que las aplicaciones deben contar con equipos de protección adecuados.

Desde que estalló la crisis de la Covid-19, internet se ha convertido en un mercado de todo tipo de productos presentados como agentes eficaces contra los virus. Entre ellos destacan los equipos y lámparas de radiación ultravioleta C. Sin embargo, una reciente nota del Ministerio de Sanidad avisa que el empleo de la radiación UV-C en el hogar “no es aconsejable”, pues no se han encontrado evidencias sobre la eficacia y seguridad de la desinfección con estos dispositivos.

La radiación UV-C se ha utilizado “con éxito de forma segura” desde hace más de 70 años. Sin embargo, “debe utilizarse de manera competente y con el debido cuidado en lo que respeta la dosis y la seguridad”, alerta Sanidad, pues “su uso inapropiado puede dar lugar a problema para la salud y la seguridad humanas y producir una desactivación insuficiente de los agentes infecciosos”.

“¡Nos estamos protegiendo de la radiación ultravioleta solar! y ¿ahora vamos a usarla en casa?”

La radiación ultravioleta-C (UV-C) se usa desde hace años en la desinfección del agua y en los sistemas de ventilación del aire. Además, cada vez hay más pruebas de que su uso como complemento de la limpieza manual en los hospitales. Dado que la radiación UV es potencialmente cancerígena, los trabajadores (operarios en equipos de recirculación de aire o desinfección de agua) deben llevar equipo de protección personal (ropa industrial, pantalla facial o respiradores de cara completa…)

Otra cosa es el uso doméstico. El Ministerio de Sanidad recalca que “no se recomienda el uso de estos equipos o dispositivos para un uso doméstico”. Su utilización inadecuada “puede provocar posibles daños para la salud humana y dar una falta sensación de seguridad”.

El Ministerio de Sanidad insiste en que las radiaciones UV-C no se pueden aplicar en presencia de personas; recuerda que las aplicaciones deben contar con equipos de protección adecuados.

“Nos hemos vuelto locos utilizando la radiación ultravioleta”, desaconseja Milagros Fernández, directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla) escandalizada porque “en internet se vende de todo”. Por eso, insiste en que antes de nada el ciudadano debería saber cómo se usan estos equipos y ser consciente de sus efectos nocivos para la salud. Fernández señala que el documento del ministerio deja claro que estos productos se deben usar con mucho cuidado, pues son peligrosos. “Se trata de una radiación que cae perpendicularmente”, por lo que no tiene sentido que haya una persona que se pasee con la lamparita creyendo que realiza una desinfección ambiental, indica Además, “debe darse una determinada radiación y aplicarse a una distancia; asimismo, la superficie debe estar muy limpia, y no puede tener pliegues”, destaca. Esta especialista añade que un uso inadecuado puede producir quemaduras. “¡Nos estamos protegiendo de la radiación ultravioleta solar! y ¿ahora vamos a usar la radiación ultravioleta en casa?”, exclama para descartar su uso.

Anecpla insiste en que deben emplearse los productos virucidas registrados por Sanidad. “¿Qué necesidad tenemos de utilizar cosas que no sabemos si son eficaces, cuando además pueden conllevar riegos para salud?”, argumenta.

https://www.lavanguardia.com/natural/20201116/49480710021/cuidado-radiacion-ultravioleta.html

,